Noches Tau. Cartagena

Hay momentos y experiencias que las palabras no alcanzan a decir lo que uno siente. Anoche, el pabellón del colegio de La INMACULADA de Cartagena, se convirtió en un gran corazón que latió al mismo ritmo que el de Dios, a golpe de amor.

Más de 250 alumnos, profesores, catequistas y padres sintieron la certeza de la presencía de Dios en el misterio de la eucaristía.

Gracias a todos por participar. Gracias muy especialmente al coro familiar de los franciscanos de Lucena.

ceb8b7f5-6618-4412-88f4-691623cf
b45998a1-1598-4796-83c2-28856b7d0cc
ee69744-2280-4d3d-b087-84f006c7c
f15e-9571-446e-9b5d-9a19debf3ca
a6d872-b111-408a-b97c-9f762c09251f
a1019803-3de0-497c-99a1-a7582c4bd
eaf6b370-2ad3-4cd4-8c1e-949bf119e37b
d09463-c0b5-4afe-adb7-57b30226012e